domingo, 26 de septiembre de 2010

Niveles tróficos

Una gran parte de las relaciones que los seres vivos establecen con su medio ambiente tiene como finalidad obtener la materia y energía que necesitan para su nutrición. Estas relaciones se denominan alimentarias o tróficas.
Los distintos organismos de un ecosistema obtienen la materia y energía del medio de manera muy variada. Aquellos que lo hacen de una misma forma se agrupan en un conjunto o nivel trófico. Se pueden distinguir los siguientes niveles:
-Productores: Son organismos autótrofos que fabrican su propia materia orgánica a partir de materia inorgánica. Son las plantas, las algas y las bacterias fotosintetizadoras.
-Consumidores: Son organismos heterótrofos que se alimentan de materia orgánica viva. Podemos distinguir consumidores primarios (que se alimentan de plantas, y llamados también hervíboros) y los consumidores secundarios (se alimentan de los consumidores primarios, y se llaman también carnívoros. En algunos ecosistemas puede haber asimismo consumidores terciarios, que se alimentan de los secundarios).
-Descomponedores: Son organismos heterótrofos que se alimentan de materia orgánica muerta o de sus excrementos, transformándolos en compuestos inorgánicos. Son los hongos y algunas bacterias.

-FLUJO DE MATERIA Y ENERGÍA
Todo ecosistema necesita materia y energía. La energía lumínica procedente del Sol es transformada en energía química de los productores. Almacenada en forma de materia orgánica, sirve de alimento a los consumidores primarios, y estos, a su vez, son comidos por los consumidores secundarios; finalmente, todos ellos son descompuestos y transformados. En este proceso existe un flujo de energía, mientras que la materia describe un ciclo a través de toda la cadena trófica:
-La materia orgánica de los productores sirve de alimento a los consumidores primarios y éstos a su vez son comidos por los consumidores secundarios. Todos ellos, al morir, generan restos orgánicos que aprovechan los descomponedores.
-Los productores transforman la energía solar en energía química. Al pasar por la cadena, parte de la energía se libera y vuelve al medio en forma de calor. Otra parte vuelve al medio a través de la energía que queda en los restos orgánicos del individuo cuando muere.
En resumen, el flujo de energía que entra en los ecosistemas es unidireccional, mientras que la materia sigue un ciclo, de forma que no se pierde.

-CAMBIOS EN LAS POBLACIONES
El crecimiento de una población es el aumento del número de individuos que la forman a lo largo de un periodo de tiempo; depende de la natalidad, la mortalidad, la emigración y la inmigración.
Este crecimiento está condicionado por las características del ecosistema. El conjunto de factores bióticos y abióticos que limitan el aumento de las poblaciones se denomina resistencia ambiental.Una población con recursos ilimitados y espacio suficiente, tendría un crecimiento exponencial. Cuando esto ocurre se dice que hay una explosión poblacional.
Al principio este crecimiento es lento, para luego aumentar progresivamente, pudiéndose representar gráficamente mediante una curva de crecimiento en forma de J.
Es un crecimiento propio de especies que colonizan por vez primera un ecosistema o bien de aquellas que se mantienen en un laboratorio con recursos alimenticios ilimitados.
Sin embargo, lo normal es que en la naturaleza existan limitaciones al crecimiento de una población, desarrollándose este de la siguiente manera: al principio el número de individuos aumenta lenta y progresivamente; conforme crecen se establece entre ellos una competencia intraespecífica por los recursos disponibles, que irán disminuyendo; es entonces cuando el crecimiento de la población se estabiliza y decimos que está en equilibrio. La gráfica que representa este tipo de crecimiento es una curva en forma de S.Cuando una población está en equilibrio, el número de individuos suele fluctuar alrededor del valor máximo, conocido como la capacidad de carga del ecosistema. Estas fluctuaciones pueden ser irregulares o presentar ciclos periódicos.